Gozo - E27

Gozo - E27

Suscríbete: iTunes | GooglePlay
Contacto: Twitter | Facebook | Email

Gozo | Más allá de nuestras posibilidades.

El gozo; 
como consecuencia
del fruto del Espíritu
es el resultado del amor,
pero también,
es el elemento
que no le permite
a las circunstancias desagradables
debilitar o interrumpir
nuestra relación con Dios.

El gozo
además de ser
una sensación muy agradable
al mismo tiempo
es una experiencia
muy diferente a la felicidad, 
el regocijo o la alegría. 

Esto es así
porque el gozo
no surge
por efecto de circunstancias externas, 
sino que se origina
en dos factores,
uno es el divino
y el otro el humano.

El componente divino
es lo que se conoce
como en el dinamismo
del Espíritu Santo
en la vida del creyente
y el ingrediente humano
es algo muy fácil de entender
pero no siempre
fácil de practicar.

Ese elemento humano
al que me refiero,
se llama compromiso.

¿y tú preguntaras? ¿compromiso con qué o a qué?

Te lo explico de esta manera...

comprometerse con uno mismo
en desarrollar
constantemente
una vida disciplinada
en la práctica
de la meditación contemplativa
en la palabra de Dios. 

Esto quiere decir, 
que sin estas dos condiciones
(divino-humano) 
no hay verdadero gozo.

Porque tanto
la felicidad
como la alegría
son de corta duración
por ser afectadas
(en la experiencia humana) 
por situaciones externas. 

En cambio
el gozo que se produce
a causa de la actividad
del Espíritu Santo
en la vida de un creyente
el cual mantiene
una relación profunda con Dios, 
(teniendo como base
la meditación contemplativa
en las Escrituras)
su vida interior
aunque es objeto de ataque
no es impactada
o debilitada
por las circunstancias
que le resulten ser
incómodas
o adversas.

Permíteme resumir esta primera idea.

Para que tengamos gozo y no seamos debilitados por condiciones externas negativas, deben darse dos condiciones: (a) que el Espíritu Santo trabaje en nuestra vida interior y (b) que vivamos comprometidos con la práctica de la meditación contemplativa.

Ahora, 
en caso que no sepas
cómo el Espíritu Santo
llega a tener acceso
a la vida interior
de una persona,
te he dejado un link/enlace
en las notas del programa.

Ese material
proporciona una guia fácil
y te lleva paso a paso
a la comprensión
de cómo iniciar
una relación de amor
y personal con Dios. 

Descarga los “Conceptos Transferibles” en PDF

1. Cómo Puede Usted Estar Seguro de Conocer a Dios
2. Cómo Puede Usted Experimentar el Amor y el Perdón de Dios
3. Cómo Puede Usted Ser Lleno del Espíritu Santo
4. Cómo Puede usted Caminar el el Espíritu Santo
5. Cómo Puede Usted Ser un Testigo Fructífero
6. Cómo Puede Usted Dirigir a Otros a Cristo
7. Cómo Puede Usted Ayudar a Cumplir la Gran Comisión
8. Cómo Puede Usted Amar por Fe
9. Cómo Puede Usted Orar con Confianza
10. Cómo Puede Usted Experimentar la Aventura de Dar

Pero, 
asumiendo que ya eres cristiano
quiero dedicar
el resto del programa
para demostrar
la importancia que tiene
la meditación contemplativa
en la palabra de Dios.

Desde el contexto de la experiencia

  1. La meditación contemplativa nos ayuda a centrarnos en el Dios.
  2. Por medio de ella aumentamos nuestro conocimiento de la verdad. 
  3. La meditación contemplativa incrementa nuestra fe y nos ayuda a confiar en Dios en medio de nuestros problemas.
  4. La meditación contemplativa nos motiva a realizar cambios en nuestra conducta.
  5. La meditación contemplativa hace que nuestras oraciones se enfoquen en la voluntad de Dios y no en nuestros deseos.
  6. También nos ayuda a desechar pensamientos de derrota o de temor.
  7. La meditación contemplativa nos proporciona recursos útiles en la toma de decisiones en nuestro día a día.
  8. La meditación contemplativa nos ayuda a mantener un equilibrio entre lo urgente, lo necesario y lo que realmente es importante.
  9. La meditación contemplativa promueve en nosotros una actitud de agradecimiento por todas las bendiciones recibidas.
  10. La meditación contemplativa es el mejor estimulante para la memoria y además en la constancia de su practica, crea nuevos patrones neurológicos.

Y esto último
me da pie
para hablarte ahora
de la evidencia científica.

Datos que están basados
en estudios neurológicos
indican
que sin la práctica
de una meditación
contemplativa profunda
en los aspectos positivos de la vida, 
es muy poco probable
que nuestra mente
pueda retener
de manera permanente
esos recuerdos.

A esto
la neurociencia
le llama
el principio
del velcro
y el teflón.

La mente es como el velcro para las experiencias negativas y como el teflón para los aspectos positivos.

Esto quiere decir, 
que cualquier experiencia negativa
se pegará a la mente
como si ella fuera un velcro, 
sin embargo, 
con las experiencias positivas, 
(es decir) 
con nuestras experiencias
con Dios y con Su palabra
sucede justamente de manera opuesta,
porque ante los hechos agradables
nuestra mente
funciona como el teflón, 
simplemente
no se adhieren a ella
de forma instantánea
[como lo hacen
las cosas negativas]
es fundamental
y necesario
que intencionalmente
pensemos de manera profunda
en los aspectos bíblicos
si queremos
que ellos
se graven en nuestra mente.

En otras palabras, 
tenemos que contemplarlos
ser conscientes
intencionales,
y profundos
(en el momento presente)
al contemplar
nuestra experiencia con Dios
y Su palabra.

Porque de otra manera
muy difícilmente
sus conceptos
lleguen imprimirse
de forma permanente
en nuestra mente.

Lo que obviamente hará 
que sus efectos beneficiosos
(en este caso el gozo) 
no pueda manifestarse en nosotros
desde nuestra vida interior.

Por esa razón
la meditación
contemplativa
en las Escrituras,
se convierte
en el medio
que le ayuda
a nuestra mente
a recordar
al Dios -al que pertenecemos-,
las promesas de bienestar
que nos ha hecho
y todas las bendiciones
que hemos recibido.

Al mantener
toda nuestra experiencia con Dios
vivas en nuestra mente
es que se hace posible
que se produzca
ese tipo de gozo
que no le permite
a las circunstancias negativas
debilitar o interrumpir
nuestra relación con Dios.

 

Suscríbete: iTunes | GooglePlay
Contacto: Twitter | Facebook | Email

 

Perseverancia - E28

Perseverancia - E28

Agradecimiento - E26

Agradecimiento - E26