Crianza II - E22

Crianza II - E22

Suscribete: iTunes | GooglePlay
Contacto: Twitter | Facebook | Email

Crianza | El perfil de nuestro hijo.

Cuando los padres
se dan a la tarea
de criar a sus hijos,
uno de los errores
más comunes que cometen
es que pasan por alto
el hecho
de que deben educar
al tipo de niño que les ha tocado
y no
al que les hubiese gustado
tener.

La base del éxito
en la educación de los hijos
consiste en estar claros
sobre qué tipo de niño
estamos criando. 

Cuál es el perfil de nuestro hijo.

Para determinar
el perfil de nuestro hijo
existen seis factores
que debemos conocer.

  • El tipo de personalidad.
  • El tipo de temperamento.
  • La destreza cognitiva.
  • La capacidad física.
  • Los rasgos del carácter.
  • Los aspectos conductuales.

Una vez identificadas
estas piezas básicas
que forman la figura
del rompecabezas
del perfil psico-físico
de nuestro hijo, 
lo que viene a continuación, 
es establecer
un método de enseñanza
e ir midiéndolo
para establecer
si hay progreso, 
en qué área debemos hacer ajustes,
qué cosas nuevas hay que incorporar
y cuáles son las que habrá que eliminar
en nuestro modelo
de educación. 

De los seis elementos que nombre
es muy posible
que los papás
puedan detectar
algunos rasgos distintivos
en el niño; 
sin embargo,
es muy probable también
que deban acudir
con un psicólogo
y con un médico general
para determinar
otras fisonomías
que no resultan
ser tan obvias.

Ejemplo

Si la edad del niño lo permite, hay que hacerle un test de personalidad y de temperamento. Un psicólogo puede analizar las destreza cognitiva (como el habla, percepción de tiempo y espacio, capacidad de aprendizaje, etc.) y un médico nos ayudará en el área física: oído, visión, ritmo cardíaco y otros análisis útiles para determinar cuál es la dieta alimentaria más apropiada para ese tipo de niño.

Todo esto
te va a dar
un mundo de información útil
para establecer
la estrategia de formación  
que vas a utilizar
para educar
al tipo de niño
que te toca criar.

Para nadie es un secreto
que la información es poder
por lo tanto,
todos esos datos, 
te marcará el norte estratégico
hacia donde deberás dirigirte
con la educación de tu hijo.

Ahora,
en caso
que el psicólogo
o el médico
te diga
que el niño
es hiperactivo, 
autista
o tiene alguna deficiencia
para aprender
quiero darte un consejo
para que no caigas
en un error muy común… 

Ese error se llama: Negación. 

Es muy común
ver a padres
no querer reconocer
problemas en sus hijos, 
pero la negación
no sólo no ayuda al niño; 
sino que le hace
las cosas más difíciles aún.

Para ayudar a nuestros hijos
no sólo debemos conocer
sus fortalezas, 
talentos
y habilidades naturales;
también debemos
ser conscientes
de sus debilidades
y limitaciones reales.

Antes de terminar
quiero hablarte un poco más
de los seis factores del perfil de tu hijo
y ampliar un poco la idea
del para qué te sirven.

  • El tipo de personalidad.
La única forma de lograr un resultado confiable, es acudir a un psicólogo para que le realice una prueba. Si buscas en internet, seguramente vas a encontrar un montón de pruebas de personalidad en línea (muchas de ellas son gratis), pero la verdad yo no las aconsejo.
  • El tipo de temperamento.
Al igual que para la personalidad, también existen pruebas para determinar la combinación primaria de los cuatro temperamentos más relevantes del niño. Es importante saber si estamos educando a un niño colérico, sanguíneo, melancólico o flemático. Saber qué tipo de personalidad y de temperamento tiene tu hijo, posee muchos beneficios (como por ejemplo), le va a servir a la hora en que tenga que elegir una carrera en su edad adulta. 
  • La destreza cognitiva.
Las destrezas cognitivas son habilidades básicas que el cerebro utiliza para pensar, leer, aprender, recordar, razonar y prestar atención. Cómo se mide esto? Bueno, por medio de una prueba de cociente intelectual que da un puntaje y podemos determinar si el niño está en un porcentaje estándar, por encima o por debajo de ese promedio para fijar un programa de enseñanza que se ajuste a su capacidad intelectual.
  • Capacidad física.
Un examen físico ayuda a los papás a estar seguros si el niño ve y oye correctamente y como está su estado de salud física en general. He conocido casos en donde las maestras han confundió la limitación auditiva o de visión de un alumno con deficiencia de atención. En estos casos los niños no tenían ningún impedimento cognitivo sino físico.
  • Los rasgos del carácter.
El carácter y el temperamento muchas veces son términos que la gente tiende a confundir como cosas que son lo mismo, y eso no es así. Un nace y se muere con el temperamento que heredó genéticamente de sus abuelos y padres. El temperamento se puede mejorar, pero no se puede cambiar.
Por el contrario, el carácter es algo que no heredamos, sino que lo formamos. Cada día podemos ir modificándolo, adquiriendo virtudes como la empatía, la generosidad, la bondad, etc. Por otro lado, podemos ir eliminando características negativas como: el resentimiento, el egoísmo, la falta de perdón y cosas como esas.
Los papás por medio del ejemplo, deben ayudar a sus hijos en ese proceso. No se trata de «haz lo que te digo, no lo que hago» sino que deben tener la integridad moral para decirles a sus hijos lo que el apóstol Pablo le dijo a sus hijos espirituales en 1 Corintios c11 v1 «Imitadme a mí, así como yo imito a Cristo»
  • Aspectos conductuales.
Para este elemento del perfil de tu hijo, será muy determinante tu propia capacidad de observación para ir estableciendo un patrón de conducta; pero, lo más importante no es «lo que el niño hace» sino más bien «el por qué lo hace»
Te lo explico de una forma más simple: La conducta es el resultado de nuestras emociones, las que a su vez están influenciadas por nuestros pensamientos.
En otras palabras: la observación de la conducta del niño nos revela el esquema de pensamientos que predominan en su mente. Si tu como papá o mamá; quieres cambiar la conducta inapropiada de tu hijo, la única forma es ayudándole a transformar su forma de pensar.
La psicología dice: cambia tu mentalidad y cambiarás tu estilo de vida. Pero muchos antes que la psicología, las Escrituras nos revelaron esta verdad en Romanos c12 v2 «cambien su forma de pensar y cambiara su manera de vivir»
Las penitencias y hacer que el niño enfrente las consecuencias de su mala conducta (está bien); pero si quieres ir más allá y borrar del subconsciente del niño un mal hábito, el único método es ayudándole a pensar de forma diferente, para que se sienta de manera diferente y actué acorde a esos pensamientos.   

 

Suscribete: iTunes | GooglePlay
Contacto: Twitter | Facebook | Email

 

Crianza III - E23

Crianza III - E23

Crianza I - E21

Crianza I - E21