Estrés - E19

Suscribete: iTunes | GooglePlay
Contacto: Twitter | Facebook | Email

Estrés | Cómo reducir la cantidad de estrés en nuestra vida.

Cuál es la mejor manera de manejar el estrés?... Muy buena pregunta… Bueno, todo comienza con no permitirnos vivir bajo tensión… En algún momento de nuestra vida tendremos que tomar esa decisión… El estrés no es algo con lo que nos contagiamos «es algo que permitimos que suceda en nuestra mente»

Es fácil caer en la trampa
de creer
que a nuestro alrededor
existen muchas fuentes
generadora de estrés,
relaciones interpersonales, 
las finanzas, 
situaciones en el trabajo
y la lista sigue y sigue.

Al término estrés
se le suelen dar muchas definiciones, 
tal vez hayas escuchado
que es una respuesta química
de nuestro organismo
o un estado de tensión mental
y emocional
resultante de circunstancias adversas
o muy exigentes.

Una de las primeras definiciones de estrés
se dio por allá en el año 1936
en donde se dijo
que el estrés es una respuesta
inespecífica del organismo
a cualquier demanda de cambio.

Incluso, un poco más tarde
se comenzó a manejar la teoría
que el estrés
es un generador de enfermedades físicas
y trastornos emocionales.

Tan así 
que en 1951
la revista Británica Medical Journal
publicó un estudio titulado, 

El estrés
además de ser en sí la enfermedad,
también es la causa
y el resultado de la misma...

Entonces, 
podemos pensar
que el estrés
es una respuesta fisiológica
(es decir química y emocional) 
a eventos o circunstancias
que giran alrededor de una persona. 

Sin embargo,
el estrés
sigue siendo un elemento
difícil de medir
porque no produce
el mismo impacto
en todas las personas.

Lo que en palabras más simples
podríamos explicar de la  siguiente manera...
el estrés en una misma condición
(por ejemplo) 
en nuestras relaciones interpersonales, 
las finanzas
o el tener que manejar
fechas límites
en un proyecto, 
puede impactar
en diferente grado de intensidad
a distintas personas, 
incluso
podría hasta saturar a una persona
(manifestándose
como una enfermedad física)
mientras que a otra
no le produce nada.

Basándome en estos hechos, 
mi teoría es que el estrés
no es algo
con lo que nos contagiamos
«es algo que permitimos
que suceda en nuestra mente» 

El estrés es una dinámica
que genera pensamientos negativos
y que estimula la manifestación
de emociones debilitantes, 
que a su vez
concibe más pensamientos negativos
haciendo que la persona
entre en un espiral descendente
que puede llevarla
a tener que enfrentar
complicaciones muy serias de salud
(tanto física como emocional).

Entonces, cómo podemos reducir la cantidad y la intensidad de estrés en nuestra vida?

Para lograrlo
debemos actuar
en base a un principio, 
a una norma de vida
que por el hecho
de que se trata de algo muy simple, 
se nos convierte
en una cuestión
muy difícil
de poner en práctica.

Me refiero
a que debemos entender
que el estrés
es un evento creado
por nosotros mismos,
dentro
de nuestra realidad interna. 

El estrés
no está ligado
de ninguna forma
a personas, 
situaciones
o circunstancias externas.

Obvio que naturalmente
nos inclinamos a creer
que ciertas cosas
(por ejemplo)
situaciones difíciles en nuestro matrimonio, 
la forma déspota con la que nos trata nuestro jefe, 
el tener que lidiar con un hijo adolescente rebelde, 
el dinero que no nos alcanza, 
las ventas de nuestro negocio
que no andan bien, 
algunos problemas legales
o cualquier otra cosa imaginable, 
es la causa, 
la fuente
de nuestro estrés… 

No, 
no es lo externo
lo que nos causa estrés, 
es la forma
en cómo nos proyectamos
hacia esas circunstancias
lo que realmente
lo produce.

Cuando dijo
«la forma en la que nos proyectamos» 
lo que quiero decir con eso,
es con qué esquema de pensamientos
y tipo de emociones
le estamos haciendo frente
a nuestro contexto externo? 

Con pensamientos negativos
y emociones debilitantes?
o con una mentalidad optimista
y emociones que nos empoderan? 

Ahí radica la diferencia
entre vivir una vida estresante
o calmada.

Si jugamos a ser la víctima
es porque no queremos
hacernos responsable
de nuestra vida… 
el costo de jugar ese juego
es una vida cargada de tensión.

En toda circunstancia
debemos elegir
qué tipo de personas
queremos ser. 

Voy a darte tres diferentes situaciones
como ejemplo
y tú vas a elegir
qué tipo de persona
quieres ser.

Estos son los tres posibles escenario: digamos que hoy te despiden de tu trabajo, que tu médico te diagnosticó una enfermedad grave o que estás pasando por un momento difícil en tu matrimonio.

Ahora, estos son tus riesgos más críticos…

  • La pérdida de trabajo está asociada a problemas cardiovasculares. 
  • Una reacción negativa al recibir la noticia de una enfermedad grave, está asociada con la disminución en la posibilidad de una recuperación o incluso podría agravar la enfermedad.
  • Los problemas en nuestras relaciones interpersonales están asociadas a sentimientos de inseguridad, ansiedad y al desarrollo de hormonas que debilitan el sistema inmunológico.  

Bien, ahora te toca decidir qué tipo de persona quieres ser? 

Bueno, 
eso lo va a determinar
la forma
en que te proyectes
hacia esos eventos difíciles.

Lo harás
con un esquema
de pensamientos
negativos
que le den vida
a un montón
de emociones debilitantes
como el miedo
y todos sus derivados? 

O, 
te harás responsable
de tu propia vida
y enfrentarás
esa circunstancia
con optimismo
esforzándote
por generar
emociones que te empoderen?

Es fácil hacer esto? No. 
Es posible llegar a controlar el impacto y la intensidad del estrés? Sí. 
Cómo? La clave está en querer dejar de ser una víctima de las circunstancias. 

Cómo y cuándo
nos convertimos en víctimas? 
cuando permitimos
que los pensamientos negativos
y las emociones debilitantes
crezcan en nuestra mente.

 

Suscribete: iTunes | GooglePlay
Contacto: Twitter | Facebook | Email

Depresión - E20

Depresión - E20

Ansiedad - E18

Ansiedad - E18