Ansiedad - E18

Ansiedad - E18

Suscribete: iTunes | GooglePlay
Contacto: Twitter | Facebook | Email

Ansiedad | Pros, contras y técnicas para manejarla

La ansiedad
basada en los problemas
es uno de los factores
más comunes
en nuestra sociedad.

Pero, 
¿qué es exactamente la ansiedad?, 
¿qué podemos hacer
para manejarla eficientemente?
y ¿cómo podemos recuperar
nuestra calidad de vida?

En el programa de hoy
hablaremos
sobre los pros
y los contras
de la ansiedad
y también
de técnicas
para controlarla.

Antes de entrar
directamente al tema
vamos a establecer una base
definiendo un concepto
que en mi opinión
es elemental
para que el tema de la ansiedad
se pueda entender
de forma clara.

La ansiedad
es sí misma
no es buena ni mala
y tampoco
es un suceso anormal, 
por el contrario,
todos experimentamos
esta emoción
de forma natural
en muchas situaciones
a lo largo de la vida.

Por lo general
se acostumbra
clasificar
a la ansiedad
como un cuadro emocional
negativo.

Sin embargo,
el rol principal
de la ansiedad
es de alertarnos,
dejarnos saber
de la posibilidad
de una eventual
y potencial amenaza
hacia nuestra integridad
o nuestra seguridad.

Ahora,
vale la pena aclarar algo,
los efectos
de los pros
de la ansiedad
sólo se pueden disfrutar
cuando la experimentamos
dentro de los límites
de lo normal.

Los pros o beneficios de la ansiedad.

  • Es fundamental para nuestra supervivencia. 
  • Lo creas o no, cuando la ansiedad se experimenta en un grado moderado, nos ayuda a tomar buenas decisiones. En otras palabras, la ansiedad dentro de los límites de lo normal, nos permite valorar las situaciones o las circunstancias de una manera objetiva. 

Ejemplo:

Digamos que vas a tomar una decisión financiera importante, la ansiedad que eso te pudiera causar, te motivará para que te tomes un tiempo para medir (es decir), para evaluar las ventajas y las desventajas al hacer este tipo de transacción.
  • La sensación de ansiedad incrementa la motivación y la calidad de vida. Las personas que con frecuencia piensan en posibles escenarios, incluidos los malos, obviamente experimentan ansiedad; pero pensar preventivamente también les ayuda a prepararse con cierta anticipación para esos posibles eventos. 

Nota de referencia:

Hay estadísticas que demuestran que las personas ansiosas tienen un menor número de accidentes mortales, y esto se debe a que este tipo de personas, están pensando más tiempo (que el común denominador de la gente) en lo que pudiera sucederles y en cómo evitar esos probables riesgos. 

Ejemplo:

A las personas que les da ansiedad (es decir), que les preocupa el tener que enfrentar complicaciones de salud, optan por anticiparse comiendo sano y haciendo ejercicio. Esto no les garantiza disfrutar de una salud sin complicaciones, pero el porcentaje de riesgo obviamente disminuye en estos casos.

Por lo tanto,
como lo dije
hace un instante, 
la sensación de ansiedad
(en un grado normal)
incrementa la motivación
y la calidad de vida.

  • La ansiedad nos ayuda a conocernos mejor. En el momento en que nos sentimos ansiosos, eso es señal de que hay algo que tenemos que cambiar o mejorar en nuestra vida. Cuando un cuadro de ansiedad surge repetidamente en torno a un tema específico, muy a menudo esto es una señal de que tenemos que poner especial atención a una cierta área de nuestra vida.

Voy a darte dos casos puntuales… 

#1 La gente que le da ansiedad volar y #2 la gente que no puede flotar en el agua. Estos dos casos señalan hacia problemas «de la necesidad de esa persona de sentirse en control o al menos tener la sensación de que está en control de sus circunstancias». Cuando solucionamos el problema de la tendencia obsesiva de estar en control, la ansiedad desaparece.

Resumamos los pros.

Las personas
que por naturaleza
(temperamento) 
experimentan
una ansiedad moderada, 
no tienen motivos
para consultar
con un psicólogo
o pensar que esto
es una debilidad
en su personalidad. 

Por el contrario,
esa ansiedad que sienten
es un signo
de su estado
de alerta natural
(es decir),
son personas
que no perciben la vida
como un prado verde, 
llenos de flores
por el cual van de paseo; 
sino (más bien), 
observan la vida
como un campo minado
por el cual
van caminan
con mucha precaución. 

No obstante,
la dificultad comienza
cuando esta emoción
llamada ansiedad
se desborda
de su intensidad normal.

Cuando la ansiedad produce
una sensación de inseguridad, 
de temor injustificado
y de aflicción
sin una causa real que la produzca; 
es ahí, 
cuando la ansiedad
se nos convierte
en un problema
grave. 

Para esos casos
necesitamos tener
una estrategia
que nos ayude
a mantenerla
bajo control.

Pero antes de hablar de técnicas para manejar la ansiedad, veamos primero cuales son los contras que esta emoción nos presenta.

  • Nos hace vivir en el miedo.
  • Experimentamos dolor emocional.
  • Hace desaparecer en nosotros la confianza, la alegría y el optimismo.
  • Puede literalmente acabar con nuestra existencia. 

Entonces,
a esta altura
surge la pregunta
¿qué podemos hacer
para manejar
eficientemente
nuestro nivel
de ansiedad? 

¿Qué podemos hacer? No para que desaparezca de nuestra vida (eso es imposible); sino para mantenerla dentro de los límites normales, mientras le sacamos el mayor provecho.

Bueno,
primero que nada
y por más extraño que parezca, 
debemos acercamos a la ansiedad
con la actitud de aprender algo de ella. 

Porque cuando la percibimos
como algo negativo
como aquello que nos quiere hacer daño, 
quedamos atrapados
en una lucha por el poder
(es decir),
por el control
de nosotros mismos.

Segundo, se deben hacer cambios en el estilo de vida.

Ejemplo: 

  • Hay que disminuir (y en lo posible) eliminar el alcohol, el café, la cantidad de azúcar y de grasa saturada que ingerimos diariamente. 
  • Hay que hacer ejercicio, mínimo treinta minutos, cinco días a la semana. 
  • Hay que incluir en nuestra dieta, alimentos que contengan antioxidantes junto a otros que sean altos en magnesio y potasio. 
  • Es aconsejable sustituir al café por el té verde y beber una taza de té de manzanilla antes de dormir (esto ayuda a relajar el cuerpo).
  • Hay que practicar diariamente ejercicios de respiración profunda, al menos cinco minutos diarios.
  • No hay olvidarse de dormir lo suficiente (mínimo ocho horas). 
  • y finalmente, hay que realizar una actividad que disfrutemos hacer. 
"Quiero que encuentres una manera audaz e innovadora de hacer todo exactamente de la misma manera que se ha hecho durante los últimos 25 años"

"Quiero que encuentres una manera audaz e innovadora de hacer todo exactamente de la misma manera que se ha hecho durante los últimos 25 años"

Nota:

No se pueden conseguir nuevos resultados con la misma vieja mentalidad.

Estos cambios
en el estilo de vida, 
(llamémosle) 
aspectos fisiológicos
o metabólicos  
son claves
para que podamos
controlar la ansiedad.

Tercero, hay que tomar en cuenta nuestra área psicológica y espiritual.

Lo psicológico.

Muchas cosas
nos pueden
producir ansiedad, 
pero es importante
determinar
(al menos) 
las situaciones
o circunstancias
que sabemos
que nos causan ansiedad
y establecer medidas preventivas
para minimizar su impacto.

Una de las razones
del por qué
la ansiedad
se convierte
en un problema,
se debe
a que nos hacemos muchas preguntas relacionadas al futuro
y como el futuro es una cuestión incierta, terminamos por tener
más preguntas
que respuestas.

Para ir desagotando la mente de pensamientos ansiosos, lo mejor es sentarse con papel y lápiz, y comenzar a escribir todo lo que nos preocupa.

El beneficio de hacer esto
es que nos puede librar
de caer en algo peor que la ansiedad, 
(y qué puede ser peor que la ansiedad)..., 
los ataques de pánico. 

Cuando en la mente
tenemos muchas preguntas
sin respuestas, 
el cerebro
no para de trabajar
(las 24 horas) 
tratando de encontrar
una respuesta;
esta dinámica cerebral
nos conduce
a los ataques de pánico.

Al escribir nuestras preguntas
y al responderlas
con lo primero que se se nos ocurra,
con eso,
estamos engañando al cerebro,
haciéndole creer
que ahora esas preguntas
ya tienen una respuesta.

Bien,
en cuanto  
al ámbito espiritual
lo voy a dividir
en dos partes, 
una para no-creyentes
y la otra para creyentes.

Comencemos con los que no creen en la existencia de Dios, pero que tienen interés en las cosas espirituales.

  • Medita, tratando de conectar con tu consciencia y tus valores morales.
  • Buscar la paz en todo lo que hagas, es decir, aléjate de los problemas y
  • Reflexiona en las cosas que resultan ser esenciales para estar vivos.

Ahora, 
si crees en la existencia de Dios, 
lo mejor
es practicar la meditación diaria
basada en porciones de las Escrituras
y conversar con Dios (todos los días), 
sobre aquellas cosas
que te preocupan.

1 Pedro c5 v7 dice: «Pongan todas sus preocupaciones y ansiedades en las manos de Dios, porque él cuida de ustedes»

La meditación
en las promesas de Dios
es un proceso
que despeja la mente
de pensamientos e imágenes
que nos inducen
a tener ansiedad.
 
Durante los momento
a solas con Dios, 
reemplazamos
los pensamientos angustiantes
por los pensamientos de paz,
por los pensamientos de Dios.

Cualquier persona
que sufra de trastorno de ansiedad, 
te va a decir
que la ansiedad fuera de control
produce cansancio físico, 
mental y psicológico, 
básicamente uno queda agobiado… 

Afortunadamente en Mateo c11 v28 hay un promesa de Dios que nos brinda esperanza: «Vengan a mí [dice Jesús] todos los que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso»

Algo más,
y posiblemente
este sea el mejor razonamiento
que podamos tener
en momentos
cuando la ansiedad
se nos sale de control…

Mateo c6 v27: «¿Quién de ustedes, por mucho que se preocupe, puede añadir una sola hora al curso de su vida?»

Si necesitas dirección
en el área espiritual  
es importante
que consultes
con tu pastor
o tu sacerdote.

Una última cosas: Si nada de lo que hemos hablado hoy te ayuda a controlar tu ansiedad, mi consejo final es que consultes con tu médico.

Estrés - E19

Satisfacción - E17

Satisfacción - E17