Matrimonio I - E09

Matrimonio I - E09

Suscribete: iTunes | GooglePlay
Contacto: twitter | facebook | email

Matrimonio I | Conexión emocional

En mi experiencia
como terapista
aconsejando a parejas
que se han acercado a mí 
en busca de ayuda,
he podido encontrar
un patrón que se repite
en la mayoría de las personas casadas.

Todo el mundo quiere tener un buen matrimonio pero no todos están dispuestos a trabajar para que eso suceda.

Ningún matrimonio es perfecto
pero los cónyuges pueden hacer
que su relación
funcione
adecuadamente
aun
cuando la pareja
pueda enfrentar
una que otra
temporada
de crisis
en su vida matrimonial.

Para que la vida marital
sea una experiencia de crecimiento, 
aprendizaje y de buenos momentos…
hacen falta
más cosas
que el simple deseo
de querer tener
un buen matrimonio.

Lo principal
son
dos
elementos.

Primero, ambos cónyuges proporcionen la oportunidad para crear un ambiente en donde los dos puedan conectar emocionalmente de manera profunda. Segundo, hay que establecer el fundamento espiritual en el cual edificar la vida en familia.

En primer lugar
para que la conexión emocional se dé 
(y además sea consistente en el tiempo) 
entre los miembros de la pareja
hay que observar al matrimonio
no como un punto 
en donde dos vidas se unen; 
sino más bien, 
como un puente 
que los conduce
de la vida individual (solteros) 
a una nueva experiencia
llamada vínculo de apego emocional.

Este apego
crea en la consciencia de la pareja
la convicción
de que la cercanía emocional
posee un valor invaluable
y el distanciamiento emocional
se lo considera
como una situación
que no se debe permitir.

El primer beneficio
que este vínculo
de apego emocional
le ofrece a la pareja
es que la relación
se convierte
en un especie de refugio
en donde los cónyuges
se sienten aceptados,
amados
y respetados.

En donde el uno experimenta el apoyo del otro.

Sin embargo
(y lamentablemente hay que reconocerlo), 
este estado
no es
el común denominador
para muchas parejas.

También existen
los matrimonios
en donde
sus miembros
se sienten desconectados
emocionalmente
el uno del otro.

Experimentan
inseguridades, 
soledad, 
hay muchos
malentendidos
entre ambos
y sin darse cuenta
cada días
el valor del matrimonio
va perdiendo significado
en sus mentes.

Cuando en la relación matrimonial
no se trabaja para crear cercanía, 
seguridad y confianza; 
lo que naturalmente surge, 
es la crítica, 
la actitud defensiva
y enojo.

De la única forma que tanto él como ella pueden cuidar su corazón de caer en ese patrón autodestructivo, es poniendo atención a los consejos que les voy a ir dando durante todo este mes de junio.

Y para comenzar
con algunos pasos prácticos
en cuanto a crear conexión emocional, 
puedes ir anotando estos:

Primero, 
por lo general
las personas
saben
lo que están sintiendo, 
pero no siempre
pueden encontrar
la manera
de expresar esos sentimientos.

Por lo tanto
una de nuestras responsabilidades
frente a nuestro cónyuge
es aprender a interpretar
las emociones
que él
o ella
está 
experimentando.

Eso se llama actitud empática.

La actitud empática
es una habilidad cognitiva 
que nos permite entender
el universo emocional
(en este caso) 
de nuestro cónyuge.

Es algo
que posiblemente
lo hayas escuchado
con el nombre
de inteligencia emocional.

La buena noticia
es que esta habilidad
es algo que podemos desarrollar, 
es decir, 
cada día
nos podemos volver
más inteligentes
en términos emocionales. 

Pero por favor
no confundas
la empatía
con la simpatía.

La empatía
es una capacidad 
y la simpatía
es un proceso 
que requiere
que vayamos
conociendo a alguien
para que la otra personas
nos resulte simpático o simpática.

Y mucho dependerá 
de la conducta
de esa otra persona
para que eso ocurra
en nosotros.

Por otro lado, 
la empatía
no requiere de ese proceso, 
porque ella es
una habilidad mental
que nos permite
comprender
el estado emocional
de nuestra pareja.

Ahora, la pregunta es esta: ¿Cómo crear ese vínculo de apego emocional entre mi cónyuge y yo? 

Bueno, 
en primer lugar
hay involucrarse
en actividades
o temas de interés mutuo
y practicarlos
o hablar de esos temas
la mayor cantidad de veces posibles
durante la semana
con tu pareja.

Si sienten que hay demasiada desconexión emocional
entre ambos
(me refiero a que no tienen cosas en común), 
no se preocupen, 
por esa razón
utilice la palabra involucrarse 
(es decir), 
ambos deben disponerse
a participar
de las cosas y los temas
que le resulten
interesantes al otro.

En otras palabras: aprender a ser parte del mundo de tu pareja. La asignación es que ambos vuelvan su corazón el uno hacia el otro.

Segundo, 
hay que entender
que aunque existen
necesidades básicas
compartidas
entre el hombre y la mujer, 
hay otras que no, 
y por lo tanto
el esposo
debe enfocarse
en las necesidades de su esposa
y lo mismo ella
hacia
las de su esposo.

Para que puedan ampliar este concepto me gustaría recomendarles el libro: Lo que él necesita, lo que ella necesita - escrito por Willard Harley. Léelo en línea aquí.

Tercero,
aunque suene un poco loco
o arriesgado, 
deben comenzar
a confiar más
el uno en el otro, 
abandonar la actitud defensiva
y tener gestos de amor mutuo.

Crear ese vínculo de apego emocional
será uno de los aspectos
que le sumará 
valor a la relación.

Se sentirán
más cerca
y seguros
el uno del otro.

El matrimonio
se les convertirá 
en una experiencia agradable, 
pero no sólo eso, 
también
les servirá
como un
energizante
para afrontar
las presiones
y las pruebas
que son comunes
en la vida matrimonial.

Un último recordatorio
esto va más allá 
del deseo
de querer
tener
un buen
matrimonio; 
requiere esfuerzo, 
invertir tiempo
y sobre todo
aceptar el desafío
de crecer como persona.

En el transcurso del tiempo
y en la vivencia de esta experiencia, 
será de suma importancia
el tipo de respuestas
que se den mutuamente, 
la conducta
de ambos
debe estar
centradas
(enfocadas)
en fomentar
la unidad
y el fortalecimiento
de la relación.

Matrimonio II - E10

Matrimonio II - E10

Modelos - E08

Modelos - E08