Modelos - E08

Modelos - E08

Suscribete: iTunes | GooglePlay
Contacto: twitter | facebook | email

Modelos | El estilo de iglesia que Dios quiere

El modelo de iglesia
que Jesús nos plantea
es una
en un contexto
de comunidad. 

Él definió la iglesia
en un término simple
«discipulado» 
ese
era el formato
que Jesús tenía en mente
para este nuevo movimiento
que estaba comenzando. 

La iglesia
tiene su origen
en Jesús y sus discípulos,
una comunidad
en donde juntos
aprendían y servían. 

El apóstol Pablo
un seguidor de Jesucristo
entendió que la iglesia
debe ser una comunidad
integrada por creyentes fervientes, 
participativos
y con una inclinación misionera.

En la iglesia del primer siglo
se creía y se practicaba
el hecho de abrir
las puertas de las casas
e invitar a las personas
para que experimentaran
el dinamismo
del mensaje
de las buenas nuevas
en un ambiente familiar. 

Esa es la manera
en que lo expresa
el libro de los Hechos c2 v42
«y decidieron vivir
como una gran familia. 
Y cada día los discípulos
compartían las enseñanzas
acerca de Dios y de Jesús, 
y también comían y oraban juntos»
Otro ejemplo
(de los muchos que existen
en el nuevo testamento) 
está en Romanos c16 v3-5
en donde el apóstol Pablo
menciona «la iglesia que se reunía
en casa de Priscila y Aquila» 

Como dije anteriormente,
junto con estos
existen muchísimas
otras referencias
sobre el hecho
de que la iglesia
según la planteó Jesús
y la forma
en la que los apóstoles
lo entendieron,
se reunía en casas
y no en edificios
tenía una visión misionera
no de cuatro paredes
y de puertas cerradas.

Un ejemplo más
para fortalecer
el punto
que quiero demostrarte.

Hechos c28 v30 Pablo se quedó a vivir dos años en la casa que había alquilado, y allí recibía a todas las personas que querían visitarlo.

En lo personal
me gusta mucho
la frase que dice: 
No vayas a la iglesia
este domingo, 
se la iglesia todos los días.

Estoy convencido
que Dios quiere
que volvamos
a esa simplicidad. 

Que dejemos
de construir edificios
y nos dediquemos
a edificar vidas. 

Que seamos más sabios
con los recursos económicos
con los que cuenta la iglesia
y en lugar de pagar alquileres,
cuotas inmobiliarias y
gastos operativos;
utilicemos esos recursos
para ayudar a los necesitados. 

Cuánto dinero nos ahorraríamos
si abandonáramos los edificios
y nos reuniéramos en casas?

Si en lugar
de continuar
abriendo instituciones
para albergar niños de la calle
cada familia cristiana
adoptará un niño sin hogar
y lo educara en el temor de Dios:
no serviría eso
para que la iglesia
funcione como debería
(es decir)
como agente terapéutico
en contra del abuso de menores, 
la delincuencia y muchos otros males sociales?

Otra fase
que ahora
se me viene
a la mente
es una de la madre Teresa
que dice: 

Si no puedes alimentar a cien personas, 
alimenta sólo a una. 

Creo que esa
es la dinámica
que Dios espera
de nosotros
como iglesia; 
una persona a la vez.

Entiendo que el modelo de iglesia
siempre será un tema de discusión
(me refiero al hecho)
si debemos reunirnos
en un templo o en una casa;
pero si somos honestos
y observamos la forma
en la que la iglesia del Nuevo Testamento
creció e impactó en medio de la cultura
en la cual se desarrollaba, 
fue en el contexto
de grupos (pequeños) 
de personas que se reunían en casas. 

Es más, 
Jesús
nunca invito a nadie
a la sinagoga, 
más bien
Él visitaba a la gente
en sus casas.

No quiero aburrirte con la historia, 
pero la iglesia primitiva
se desarrolló de esta forma natural
por más de trescientos años, 
hasta que alguien de nombre Constantino
se le ocurriera construir templos
para que los creyentes se reunieran ahí. 

Desde ese momento, 
muchos cristianos
comenzaron a reunirse en edificios
y abandonaron el modelo
propuesto por Jesús
y practicado por la iglesia
de los primeros tres siglo.

Este concepto de templo
está tan arraigado
en la conciencia
de muchos creyentes
al grado de que llegan a pensar
que si no se reúnen
en el edificio de la iglesia
tienen la sensación
de que no están
participando de ninguna iglesia. 

Mi intención
no es atacar
el modelo tradicional
del edificio
o de defender
el estilo de iglesia en casas. 

Mi propuesta
es hacerte reflexionar
y que investigues
en la Biblia
y en la historia de la iglesia
para que la inclinación popular
o influencia cultural
no impacten
en la forma
en la que te ves como iglesia. 

En otras palabras,
creo que todos
tenemos la responsabilidad
de redefinir el concepto iglesia
en base a esa investigación. 

En lo personal
creo
que debemos abandonar
nuestra inclinación
de percibir a la iglesia
como una institución
y que la apreciemos
como lo que es:
un organismo vivo, 
que crece, 
se multiplica
y que imparte vida.

Matrimonio I - E09

Matrimonio I - E09

Liderazgo 2 - E07

Liderazgo 2 - E07